Páginas

2 de mayo de 2013

Día de la Madre

Primer Domingo del mes de Mayo





Las semanas previas a este Domingo los niños en la escuela, dedican unas horas al día a preparar un regalo para sus madres, ayudados de los profesores del colegio.

En el Día de la Madre, hazle un homenaje especial a esa mujer querida, escríbele mensajes diciéndole que la quieres, hazle un poema, mándale sus flores favoritas, una caja de bombones, un desayuno o un día en el SPA.

La madre es donde primero acudimos los hijos cuando tenemos problemas, quien sin preguntarnos sabe lo qué nos pasa y, siempre podemos contar con ella. Por más errores que cometamos en nuestras vidas, siempre estará ahí para recibirnos de nuevo. Porque como se suele decir “madre no hay mas que una”.

Por eso, se merecen más que una flor, un perfume o un regalo. Se merecen que cada día les demostremos cuanto las queremos y que les digamos lo importantes que son para nosotros. Todos los dias son el dia de la Madre.  



Amor en Vida - Victor Escalona



Letra de la Canción:

Ellas son los ángeles del cielo 
Cuidaran nuestra vida con anhelo 
Ellas reviven la esperanza cada día 
Siembran luceros para no perder la vía 

Ellas son el canto de la entrega 
Que empezó con la sangre de sus venas 
Ellas conocen la verdad de tus pupilas 
Pues dieron luz a cada una con caricias 

“Madre serás 
Dijo Dios allá arriba 
Y te hizo a ti mujer 
Convertir el amor en vida” 

Ellas son la fuerza y la dulzura 
La razón el arrullo y la ternura 
Ellas remueven nuestras fibras con sus dones 
Y con milagros alimentan corazones 

Ellas son las madres de los hijos 
Que ha parido la tierra en su infinito 
Pues cada vez que llega luz hasta sus vientres 
En madre de todos los niños se convierten 

“Madre serás 
Dijo Dios allá arriba 
Y te hizo a ti mujer 
Convertir el amor en vida”



"Felicidad Mamá"- Varios Interpretes



"Feliz día Mamá" Canción Infantil



Letra de la Canción:

Todo el año te entregas a mi corazón
me cuidas, me peinas, me das lo mejor.
Luces siempre dispuesta a dar atención
la casa, la escuela, mi papi y yo.

Coro:
Hoy es tu día, gira el mundo a tus pies
eres la más bonita, feliz día mamá.
Hoy es tu día, muchos besos te daré
mi amor, mi alegría, feliz día mamá.

La familia celebra con mucha emoción
regalos y flores, reina el amor.
Yo te hice este obsequio con mucha ilusión
y ahora te canto con toda mi voz.

¡¡¡¡ FELICIDADES A TODAS LAS MADRES !!!

Fiesta de la Cruz de Mayo

Cada 03 de mayo se conmemora la Fiesta de las Cruces, también llamada Cruz de Mayo.





La Cruz es la representación de la vida de Jesucristo, de quien fue crucificado en el Monte Calvario y quien la llevó durante el Vía Crucis, pasando a ser el símbolo de la resignación espiritual.

Su origen se remonta a las épocas del emperador Constantino, quien en el sexto año de su reinado en Roma, se tuvo que enfrentar a los bárbaros a orillas del Río Danubio, en una lucha que se cree imposible a causa de la magnitud del ejército enemigo.

Una noche, Constantino tuvo una visión en el cielo, en la que se apareció la Cruz de Cristo con unas palabras: ''In hoc signo vincis'' (Con esta señal vencerás). El emperador hizo construir una Cruz y la puso al frente de su ejército que logró vencer a los bárbaros casi sin dificultades.

En su regreso a la ciudad, Constantino se hizo bautizar en la religión cristiana y mandó a edificar Iglesias. Envió a su madre, Santa Elena, a Jerusalén para buscar la verdadera Cruz de Cristo. Al llegar, mandó llamar a los más sabios sacerdotes para hallar el lugar donde se encontraba la verdadera Cruz, pero no estaba sola, pues en el monte donde se encontró a Cristo, se halló también otros maderos ensangrentados.

Para descubrir la verdadera Cruz de Cristo, colocó una a una las cruces entre las personas enfermas e incluso muertas, que se curaban o resucitaban al tocar la Cruz que había sido de Cristo.

A partir de ese momento, nace la veneración hacia la Santa Cruz.




CANTAR LOS MAYOS



Las Cruces de Mayo en Villanueva de los Infantes ( de interés Turístico Regional), localidad cercana a Valdepeñas.

Aunque el día más importante de la celebración es el 2 de mayo, la fiesta comienza ya el día 30 de abril cuando las rondallas acuden a las casas para cantar el Mayo a las Damas. La fiesta continúa el 1 de mayo con la Muestra Local de Mayos en el Centro Cultural de la Encarnación. Mientras tanto, las personas que han hecho la promesa, preparan las Cruces de Mayo que se instalan en iglesias, casas y calles, donde hay especie de casetas destinadas para este fin o se ceden solares para esta celebración.

El día 2 se produce la Apertura de Cruces, custodiadas permanentemente por las peanas. Cerca de ellas se realizan los turros, unas hogueras para avisar dónde hay instalada una cruz. Se encienden a las 15 horas del 2 de mayo y se apagan 24 horas después.
A contemplar estas cruces puede asistir todo el que lo desea y se le obsequia con una invitación a ponche y al puñao, aperitivo hecho a base de trigo tostado, cañamones, anises, palomitas, etc., o con cualquier otra comida, especialmente dulces. Allí acuden las cuadrillas de mayeros para cantar el Mayo de la Cruz que, a diferencia del cantado el día 30 a las damas, en su letra va describiendo la Pasión de Cristo.
Finalmente, el 3 de mayo tiene lugar el Cierre de Cruces y apagado de Hogueras.

San José Obrero - Día del Trabajo

1 de Mayo


Fiesta instituida por Pío XII el 1 de mayo de 1955, para que —como dijo el mismo Pío XII a los obreros reunidos aquel día en la Plaza de San Pedro — «el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de vosotros y de vuestras familias». 

San José, descendiente de reyes, entre los que se cuenta David, el más famoso y popular de los héroes de Israel, pertenece también a otra dinastía, que permaneciendo a través de los siglos, se extiende por todo el mundo. Es la de aquellos hombres que con su trabajo manual van haciendo realidad lo que antes era sólo pura idea, y de los que el cuerpo social no puede prescindir en absoluto. Pues si bien es cierto que a la sociedad le son necesarios los intelectuales para idear, no lo es menos que, para realizar, le son del todo imprescindibles los obreros. De lo contrario, ¿cómo podría disfrutar la colectividad del bienestar, si le faltasen manos para ejecutar lo que la cabeza ha pensado? Y los obreros son estas manos que, aun a través de servicios humildes, influyen grandemente en el desarrollo de la vida social. Indudablemente que José también dejaría sentir, en la vida de su pequeña ciudad, la benéfica influencia social de su trabajo.

Sólo Nazaret —la ciudad humilde y desacreditada, hasta el punto que la gente se preguntaba: «¿De Nazaret puede salir alguna cosa buena?»— es la que podría explicarnos toda la trascendencia de la labor desarrollada por José en su pequeño taller de carpintero, mientras Jesús, a su lado, «crecía en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres».
En efecto, allí, en aquel pequeño poblado situado en las últimas estribaciones de los montes de Galilea, residió aquella familia excelsa, cuando pasado ya el peligro había podido volver de su destierro en Egipto. Y allí es donde José, viviendo en parte en un taller de carpintero y en parte en una casita semiexcavada en la ladera del monte, desarrolla su función de cabeza de familia. Como todo obrero, debe mantener a los suyos con el trabajo de sus manos: toda su fortuna está radicada en su brazo, y la reputación de que goza está integrada por su probidad ejemplar y por el prestigio alcanzado en el ejercicio de su oficio.

Es este oficio el que le hace ocupar un lugar imprescindible en el pueblo, y a través del mismo influye en la vida de aquella pequeña comunidad. Todos le conocen y a él deben acudir cuando necesitan que la madera sea transformada en objetos útiles para sus necesidades. Seguramente que su vida no sería fácil; las herramientas, con toda su tosquedad primitiva, exigirían de José una destreza capaz de superar todas las deficiencias de medios técnicos; sus manos encallecidas estarían acostumbradas al trabajo rudo y a los golpes, imposibles de evitar a veces. Habiendo de alternar constantemente con la gente por quien trabajaba, tendría un trato sencillo, asequible para todos. Su taller se nos antoja que debía de ser un punto de reunión para los hombres —al menos algunos— de Nazaret, que al terminar la jornada se encontrarían allí para charlar de sus cosas.

José, el varón justo, está totalmente compenetrado con sus conciudadanos. Éstos aprecian, en su justo valor, a aquel carpintero sencillo y eficiente. Aun después de muerto, cuando Jesús ya se ha lanzado a predicar la Buena Nueva, le recordarán con afecto: «¿Acaso no es éste el hijo de José, el carpintero?», se preguntaban los que habían oído a Jesús, maravillados de su sabiduría. Y, efectivamente, era el mismo Jesús; pero José ya no estaba allí. Él ya había cumplido su misión, dando al mundo su testimonio de buen obrero. Por eso la Iglesia ha querido ofrecer a todos los obreros este espectáculo de santidad, proclamándole solemnemente Patrón de los mismos, para que en adelante el casto esposo de María, el trabajador humilde, silencioso y justo de Nazaret, sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo.