Páginas

13 de diciembre de 2015

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO 2015

 

El Domingo de la Alegría

Llamado este Tercer Domingo de Adviento gaudete desde hace muchos siglos es una invitación especial a la alegría. Procede de la primera palabra latina, gaudete, en la antífona de entrada de nuestra misa de hoy y que utiliza una frase de San Pablo, de la Carta a los Filipenses: “Estad siempre alegres en el Señor, os lo repito: estad siempre alegres. El Señor está cerca”.Nada, realmente, puede definir el Adviento con tan pocas palabras. Alegres, siempre alegres esperamos al Señor, que hecho Niño viene a salvarnos. Alegría, paz, amor, esperanza… Esperamos, pues.


El tercer domingo de Adviento tiene un nombre específico: Domingo de Gaudete. Recibe ese nombre por la primera palabra en latín de la antífona de entrada, que dice: Gaudéte in Domino semper: íterum dico, gaudéte. (Estad siempre alegres en el Señor, os lo repito, estad alegres). La antífona está tomada de la carta paulina a los filipenses 
( Flp. 4, 4-5), que sigue diciendo Dominus prope este (el Señor está cerca). 

Y efectivamente, en este tercer domingo, que marca la mitad del Adviento, la llegada del Señor se ve cercana. Cuando nos acercamos a la celebración del Nacimiento de Jesús, la palabra de Dios nos recuerda cómo las profecías han sido ya cumplidas; que estamos en lo que los teólogos llaman el "ya, pero todavía no".



El Domingo de Gaudete por lo tanto, hace un alto, como el Domingo del Laetare (IV de Cuaresma), a medio camino a través de un tiempo que de otra manera es de carácter penitencial, y significa la cercanía de la venida del Señor. De las "estaciones" que se mantienen en Roma para representar los cuatro domingos de Adviento, la correspondiente a la basílica Vaticana se le asigna al Gaudete, ya que es el más importante de los cuatro domingos.

Por ese motivo, en este domingo los signos penitenciales que, moderadamente, se dan en Adviento, hoy se eliminan. Se deben poner más flores, sonar la música y, como más característico, se pueden usar vestiduras de color rosado. Lógicamente, si el templo o parroquia no dispone de ese color, se usa el propio del tiempo, o sea, el 
morado.

























APERTURA DEL AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA EN NUESTRA DIÓCESIS

La apertura de la Puerta Santa de la Catedral de Ciudad Real , abre el Año Jubilar de la Misericordia
Publicado en 12 diciembre, 2015 por NCR24 en PRIMERA PLANA


Minutos antes de las 11 de la mañana, el Obispo de Ciudad Real, Monseñor Antonio Algora, abría la Puerta Santa de la Catedral y con este gesto, comenzaba para la Iglesia ciudadrealeña el Año Jubilar de la Misericordia.
apertura puerta perdon
Más de 50 sacerdotes de la diócesis de Ciudad Real,  la congregación de Pasionistas, un sacerdote greco-ortodoxo , Daniel Laza que atiende a la comunidad inmigrante rumana en representación de la Iglesia Ortodoxa  y numerosos feligreses, llenaban la Catedral de Ciudad Real para participar en la Eucaristía que aperturaba el Año Jubilar de la Misericordia, decretado por el Papa Francisco para toda la Iglesia Universal.
Statio , Procesión y Apertura de la Puerta de la Misericordia
La celebración se iniciaba en la Parroquia Santa María del Prado con la lectura del inicio de la Bula del Jubileo: “Misericordiae vultus” y posteriormente, ha tenido lugar una procesión desde el Pasaje de los Mercedarios, recorriendo la Calle Caballeros, Pasaje Isabel Valera, Calle Prado y Calle Reyes  hasta  llegar a la Catedral donde el Obispo Algora ha procedido a la apertura de la Puerta de La Misericordia, Puerta del Perdón o de los Reyes, como también es conocida, e ingreso  en la Catedral de toda la curia y ciudadanos que han hecho el recorrido  procesional, para celebrar la Eucaristía.
altarEn su homilía el Obispo Prior de Ciudad Real, Antonio Algora, ha señalado que ” un Año Jubilar ya es pensar en un año de perdonanza” y ha destacado ” que hoy la Iglesia quiere compartir su vida con la sociedad de su tiempo, que se siente llamada a acompañar a esta sociedad sufriente y necesitada en sus hijos más débiles que luchan por el alimento y la propia dignidad para poder salir adelante por sí mismos”. Igualmente ha hecho referencia a “que a la Iglesia no solamente no se la considera, sino que se la discrimina y persigue. En esta aldea global sabemos de las mil y una aventuras de los cristianos traídos y llevado por el exilio, y los caprichos de los regímenes políticos que nos toca en suerte”.
jovenes portando cruzHay que reseñar que en este Año Jubilar de la Misericordia, la Cruz de los Jóvenes , una réplica de la que el Papa Francisco regaló a los jóvenes durante el encuentro de la Juventud  católica mundial en España y  que hoy estaba presente en la Catedral de Ciudad Real, recorrerá durante todo este año portada por jóvenes, diversos lugares, especialmente aquellos en los que es más patente el dolor y el sufrimiento como las residencias de ancianos, centros de acogida, cárceles etc.
Año Jubilar
El Año Santo o Jubilar es tradicionalmente un año de perdón y reconciliación, y este, que es de la Misericordia, el Papa  invita a «anteponer la misericordia al juicio», y  los católicos podrán recibir la indulgencia plenaria y los sacerdotes perdonar el pecado de aborto.





NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE



Un sábado 9 de diciembre, el indio Juan Diego, recién convertido a la fe católica, se dirigió al templo para oir Misa. Al pie de un cerro pequeño llamado Tepeyac vio una nube blanca y resplandeciente y oyó que lo llamaban por su nombre. Vio a una hermosa Señora quien le dijo ser "la siempre Virgen María Madre de Dios" y le pidió que fuera donde el Obispo para pedirle que en aquel lugar se le construyera un templo. Juan Diego se dirigió a la casa del obispo Fray Juan de Zumárraga y le contó todo lo que había sucedido. El obispo oyó con admiración el relato del indio y le hizo muchas preguntas, pero al final no le creyó.
De regresó a su pueblo Juan Diego se encontró de nuevo con la Virgen María y le explicó lo ocurrido. La Virgen le pidió que al día siguiente fuera nuevamente a hablar con el obispo y le repitiera el mensaje. Esta vez el obispo, luego de oir a Juan Diego le dijo que debía ir y decirle a la Señora que le diese alguna señal que probara que era la Madre de Dios y que era su voluntad que se le construyera un templo. De regreso, Juan Diego halló a María y le narró los hechos. La Virgen le mandó que volviese al día siguiente al mismo lugar pues allí le daría la señal. Al día siguiente Juan Diego no pudo volver al cerro pues su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo. La madrugada del 12 de diciembre Juan Diego marchó a toda prisa para conseguir un sacerdote a su tío pues se estaba muriendo. Al llegar al lugar por donde debía encontrarse con la Señora prefirió tomar otro camino para evitarla. De pronto María salió a su encuentro y le preguntó a dónde iba. El indio avergonzado le explicó lo que ocurría. La Virgen dijo a Juan Diego que no se preocupara, que su tío no moriría y que ya estaba sano.
Entonces el indio le pidió la señal que debía llevar al obispo. María le dijo que subiera a la cumbre del cerro donde halló rosas de Castilla frescas y poniéndose la tilma, cortó cuantas pudo y se las llevó al obispo.
Una vez ante Monseñor Zumarraga Juan Diego desplegó su manta, cayeron al suelo las rosas y en la tilma estaba pintada con lo que hoy se conoce como la imagen de la Virgen de Guadalupe.
Viendo esto, el obispo llevó la imagen santa a la Iglesia Mayor y edificó una ermita en el lugar que había señalado el indio. Pio X la proclamó como "Patrona de toda la América Latina", Pio XI de todas las "Américas", Pio XII la llamó "Emperatriz de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la Madre de las Américas".
Sobre la Virgen de Guadalupe: