Páginas

27 de mayo de 2018

SEGUNDO AÑO DE LOS PREPARATIVOS PARA LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN DE CONSOLACIÓN, PATRONA DE VALDEPEÑAS

La Hermandad está preparando la visita extraordinaria de la Santísima Virgen a Consolación

La Hermandad de la Santísima Virgen de Consolación,  Patrona de Valdepeñas, ha informado de que en este segundo año de preparación a la Coronación Pontificia de la Santísima Virgen, ha organizado para el mes de mayo un Primer Ciclo de Conferencias (el segundo ciclo será en el mes de octubre).
Comenzó el 27 de abril con la conferencia titulada “De Aberturas a Consolación, la materialización de una devoción”, que correrá a cargo de  Eva María Jesús Morales, profesora tutora de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, donde imparte las asignaturas de  Historia Moderna de España e Historia Moderna Universal, en el Centro Asociado de Valdepeñas.
Con  esta conferencia, Eva María realizó una aproximación a los vestigios históricos de la devoción a la Patrona de Valdepeñas en su lugar de origen, Aberturas-Consolación.
La ponencia del viernes, 27 de abril tuvo lugar en la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora a las 20.30 horas.
Desde la Hermandad han declarado que esperan que las conferencias “sirvan como gran prólogo a la visita extraordinaria que la Santísima Virgen efectuará a ese lugar los próximos 30 y 31 de mayo”.
Por otra parte, en la primera semana de mayo, concretamente el día 3, Bernardo Torres Escudero, Vicario Judicial Diocesano, impartió la segunda conferencia del ciclo sobre “Los Mártires del siglo XX en nuestra Diócesis y en Valdepeñas”.
Por último, en la segunda semana de mayo, la religiosa Sor María Pilar Berzal habló del proyecto “Sueños” que la Comunidad Salesiana está llevando a cabo en Valdepeñas y que la Hermandad de la Santísima Virgen de Consolación ha adoptado como Corona Solidaria de la Patrona.
La Hermandad de la Virgen de Consolación invita a todos los valdepeñeros a participar de estas conferencias, “que sin duda serán muy provechosas  para nuestra formación”.
 Visita extraordinaria de la Santísima Virgen a Consolación
A poco más de unos días, la Hermandad se encuentra inmersa en la ingente labor que supone la organización del magno acontecimiento que será la visita extraordinaria de la Santísima Virgen a Consolación.
Las entrevistas con algunas hermandades de la ciudad ya han comenzado a dar sus frutos y  son ya varios los compromisos adquiridos por estos diversos grupos para el acompañamiento de la Virgen a Consolación, tanto en caravana de coches como para la formación de  relevos  para portarla en su regreso a Valdepeñas (grupos de 12 personas que portaran las andas de la Virgen en un determinado trayecto).
La Hermandad recuerda que la imagen de la Santísima Virgen de Consolación, dentro de los actos previos a su Coronación, visitará de modo extraordinario el Sitio de Consolación, también llamado Aberturas, lugar donde por muchos siglos se levantó su histórico Santuario. Para ello, en la tarde-noche del día 30 de mayo, víspera de festivo,  la Virgen será allí trasladada en caravana de coches para pernoctar en la Iglesia del poblado, donde se celebrará una solemne vigilia en la que principalmente se orará  por la paz entre las naciones, entre los pueblos, en las familias y entre sus miembros.
Esa noche la iglesia no cerrara sus puertas, y se establecerán los turnos correspondientes para que nunca falten personas ante la Virgen.
A la mañana siguiente, día 31 de mayo, festivo, sobre las 7 horas se celebrará la Misa de Alba para, a continuación, sobre las 8 horas iniciar el regreso a Valdepeñas a hombros de sus hijos, recorriendo los mismos caminos que recorría  hace más 200 años cuando cada año era traída a Valdepeñas.
Sobre las 12.30 horas hará su entrada en Valdepeñas para llegar a su Iglesia de la Asunción, su actual Santuario, recorriendo las mismas calles que antaño recorriera, esto es Salida de la Membrilla, Real, y Plaza de España.
“Desde estas líneas invitamos a todos los valdepeñeros en primer lugar a ser los mayores propagandistas de este gran acontecimiento, comunicándolo a todos los amigos y familiares que se encuentren en Valdepeñas o fuera de ella.  También les invitamos a participar en los actos programados, y a acompañar a la Virgen con el coche y a formar grupos de 12 personas que  porten su imagen por los caminos de vuelta”.



La imagen puede contener: una persona

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Hoy celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad, el misterio del amor de Dios



La Santísima Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, tres personas un solo Dios verdadero, es la solemnidad litúrgica que la Iglesia Universal celebra hoy.
El Papa Francisco en 2013 al explicar a unos niños las tres personas de la Santísima Trinidad les dijo que “el Padre crea el mundo, Jesús nos salva ¿y el Espíritu Santo qué hace? Nos ama, nos da el amor”.
El misterio de la Trinidad no se puede entender precisamente porque es un misterio, Santa Juana de Arco afirmaba que “Dios es tan grande que supera nuestra ciencia”, por tanto supera el entendimiento humano.
En una oportunidad San Agustín caminaba por la playa cuando observó a un niño que hacía un hoyo en la arena, y el santo le preguntó qué intentaba hacer, el niño le dijo que pensaba meter toda el agua del mar en ese hoyo.
San Agustín, admirado, le dijo: “pero ¡¿no te das cuenta que es imposible?!”, el niño le contestó que “es más posible meter toda el agua del mar en este agujero que intentar meter el misterio de la Trinidad en tu cabeza”.
El santo irlandés, San Patricio, para explicar este misterio lo comparaba con una hoja de trébol. Decía que cada hoja es diferente, pero las tres forman el trébol, y que lo mismo pasa con Dios donde cada persona es Dios y forman la Santísima Trinidad.

Más información:












VIGÉSIMO SÉPTIMO DÍA: MES DE MARÍA



SAN AGUSTÍN DE CANTERBURY


Agustín de Canterbury es considerado uno de los más grandes evangelizadores, al lado de San Patricio de Irlanda y San Bonifacio en Alemania. Tiene el gran mérito de haber dirigido la evangelización de Inglaterra.
Era superior del convento benedictino de Roma, cuando el Sumo Pontífice San Gregorio Magno se le ocurrió en el año 596 tratar de evangelizar a la isla de Inglaterra que era pagana. Conociendo el espíritu generoso y emprendedor de Agustín, que no se acobardaba ante ninguna dificultad, y además sus grandes virtudes, el Papa lo envió con 39 monjes más a tratar de convertir a esos paganos sajones.
Y sucedió que al llegar Agustín y sus 39 compañeros a la costa, donde se tomaba la embarcación para llegar a Inglaterra, allí les contaron terribles barbaridades acerca de los habitantes de esa isla, y los otros misioneros sintieron mucho miedo y enviaron al santo a que fuera a Roma a contarle al Pontífice lo peligroso que era esto que iban a emprender. Agustín fue a hablar con el Papa, pero san Gregorio lo animó de tal manera, recordándole que Dios les concedería la buena voluntad de aquellas gentes, que ya desde entonces Agustín no se dejó desanimar por los temores.
En Inglaterra mandaba el rey Etelberto que tenía una esposa muy santa (que después se llamó Santa Berta) y el primer regalo que Dios les concedió a los nuevos misioneros fue darles la buena voluntad del rey. Este los recibió muy cariñosamente y les pidió que le enseñaran la religión, y tanto le agradó que pronto se hizo bautizar y les regaló su palacio real para que les sirviera de convento a los misioneros y les dio un templo en Canterbury para que allí enseñaran. Y en ese sitio está ahora la más famosa catedral de Inglaterra: la Catedral de Canterbury.
El rey dejó en libertad a los súbditos para que escogieran la religión que quisieran, pero les recomendó que se instruyeran en la religión de Jesucristo y tanto les agradaron a aquellas gentes las enseñanzas de Agustín y sus monjes, que en la Navidad del año 597 se hicieron bautizar 10,000 ingleses y entre los nuevos bautizados estaban los que ocupaban los cargos más importantes de la nación.
Agustín envió a dos de sus mejores monjes a Roma a contarle al Sumo Pontífice tan hermosas noticias, y el Papa en cambió le envió el nombramiento de arzobispo, y otro buen grupo de misioneros, y cálices y libros para las celebraciones y muchas imágenes religiosas que a esas gentes recién convertidas les agradaban en extremo. San Gregorio se alegró muchísimo ante noticias tan consoladoras, y le recomendó a San Agustín un simpático plan de trabajo.
San Gregorio, sabiendo que la principal virtud del obispo Agustín era la docilidad a sus superiores, le envió las siguientes recomendaciones 1º. No destruir los templos de los paganos, sino convertirlos en templos cristianos. 2º. No acabar con todas las fiestas de los paganos, sino convertirlas en fiestas cristianas. Por ejemplo ellos celebraban las fiestas de sus ídolos con grandes banquetes en los cuales participaban todos. Pues hacer esos banquetes, pero en honor de los mártires y santos. 3º. Dividir el país en tres diócesis: Canterbury, Londres y York.
Nuestro santo cumplió exactamente estas recomendaciones, que le produjeron muy buenos resultados. Y fue nombrado por el Papa, jefe de toda la Iglesia Católica de Inglaterra (Arzobispo Primado). En las reuniones sobresalía entre todos por su gran estatura y por su presencia muy venerable que infundía respeto y admiración.
San Agustín escribía frecuentemente desde Inglaterra al Papa San Gregorio a Roma pidiéndole consejos en muchos casos importantes, y el Sumo Pontífice le escribía ciertas advertencias muy prácticas como estas: "Dios le ha concedido el don de hacer milagros, y le ha dejado el inmenso honor de convertir a muchísimos paganos al cristianismo, y de que las gentes lo quieran y lo estimen mucho. Pero cuidado, mi amigo, que esto no le vaya a producir orgullo. Alégrese de haber recibido estos regalos del buen Dios, pero tenga temor de no aprovecharlos debidamente. Consuélese al ver que con los milagros y la predicación logra que tantos paganos se vuelvan cristianos católicos, pero no vaya a creerse mejor que los demás, porque entonces le estaría robando a Dios el honor y la gloria que sólo El se merece. Hay muchos que son muy santos y no hacen milagros ni hablan hermosamente. Así que no hay que llenarse de orgullo por haber recibido estas cualidades, sino alegrarse mucho al ver que Dios es más amado y más glorificado por las gentes". Mucho le sirvieron a Agustín estos consejos para mantenerse humilde.
Después de haber trabajado por varios años con todas las fuerzas de su alma por convertir al cristianismo el mayor número posible de ingleses, y por organizar de la mejor manera que pudo, la Iglesia Católica en Inglaterra, San Agustín de Canterbury murió santamente el 26 de mayo del año 605. Y un día como hoy fue su entierro y funeral. Desde entonces ha gozado de gran fama de santidad en esa nación y en muchas partes más.

VIGÉSIMO SEXTO DÍA: MES DE MARÍA


SAN FELIPE NERI



San Felipe nació en Florencia, Italia, en 1515. Su padre se llamaba Francisco Neri. Desde pequeño demostraba tal alegría y tan grande bondad, que la gente lo llamaba "Felipín el bueno". En su juventud dejó fama de amabilidad y alegría entre sus compañeros y amigos.




VIGÉSIMO QUINTO DÍA: MES DE MARÍA








SAN BEDA




Historiador y Doctor de la Iglesia, nacido en 672 ó 673 y muerto en 735. En el último capítulo de su gran obra sobre la "Historia Eclesiástica del Pueblo Inglés", Beda nos contó algo de su propia vida, prácticamente todo lo que sabemos de él. Sus palabras, escritas en 731, cuando su muerte no estaba demasiado lejos, no sólo muestran la sencillez y piedad características del hombre, sino que arrojan luz sobre la composición de la obra por la cual se le recuerda mejor en todo el mundo.