Páginas

20 de enero de 2019

SAN SEBASTIÁN


Sebastián, hijo de familia militar y noble, era oriundo de Narbona, pero se había educado en Milán. Llegó a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Además, como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Esta situación no podía durar mucho, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.
El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.
Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero el santo se negó rotundamente pues su corazón ardoroso del amor de Cristo, impedía que él no continuase anunciando a su Señor. Se presentó con valentía ante el Emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y el santo le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximino mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.
El culto a San Sebastián es muy antiguo; es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión, y además es llamado además el Apolo cristiano ya que es uno de los santos más reproducidos por el arte en general.



SAN ANTONIO ABAD


Conocemos la vida del abad Antonio, cuyo nombre significa "floreciente" y al que la tradición llama el Grande, principalmente a través de la biografía redactada por su discípulo y admirador, san Atanasio, a fines del siglo IV.








Hogueras y bendición de animales con motivo de San Antón en Valdepeñas



Tres asociaciones vecinales encendieron sus hogueras el sábado y el martes y este miércoles la ermita de San Marcos acoge las bendiciones a las mascotas

Valdepeñas ha celebrado la festividad de San Antón (17 de enero), patrón de los animales, con tres hogueras de asociaciones vecinales y la tradicional bendición de animales en la ermita de San Marcos este miércoles.
Dos de las hogueras tuvieron lugar el sábado, las de las Asociaciones de Vecinos de Fátima y del Lucero y la otra tuvo lugar el martes, correspondiente a la Asociación de Vecinos Juan Alcaide (Cachiporro). Se hicieron carnes y chorizo en las hogueras para los asistentes.

En cuanto a la bendición de animales, la misa, celebrada a las 12 horas, ha corrido a cargo de Rafael Márquez. Hasta el lugar se han acercado numerosas personas con sus mascota, principalmente, perros. Tras la misa, ha tenido lugar la bendición y quienes se han acercado también han podido comprar los tradicionales panecillos, el típico “puñao” y las garrotas, en los puestos colocados a la puerta de la ermita.