Páginas

27 de mayo de 2018

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Hoy celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad, el misterio del amor de Dios



La Santísima Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, tres personas un solo Dios verdadero, es la solemnidad litúrgica que la Iglesia Universal celebra hoy.
El Papa Francisco en 2013 al explicar a unos niños las tres personas de la Santísima Trinidad les dijo que “el Padre crea el mundo, Jesús nos salva ¿y el Espíritu Santo qué hace? Nos ama, nos da el amor”.
El misterio de la Trinidad no se puede entender precisamente porque es un misterio, Santa Juana de Arco afirmaba que “Dios es tan grande que supera nuestra ciencia”, por tanto supera el entendimiento humano.
En una oportunidad San Agustín caminaba por la playa cuando observó a un niño que hacía un hoyo en la arena, y el santo le preguntó qué intentaba hacer, el niño le dijo que pensaba meter toda el agua del mar en ese hoyo.
San Agustín, admirado, le dijo: “pero ¡¿no te das cuenta que es imposible?!”, el niño le contestó que “es más posible meter toda el agua del mar en este agujero que intentar meter el misterio de la Trinidad en tu cabeza”.
El santo irlandés, San Patricio, para explicar este misterio lo comparaba con una hoja de trébol. Decía que cada hoja es diferente, pero las tres forman el trébol, y que lo mismo pasa con Dios donde cada persona es Dios y forman la Santísima Trinidad.

Más información:












1 comentario:

comunidad catolica global dijo...

La eucaristía es sacrificio, es memorial y también es banquete

Cuando decimos que la eucaristía es un sacrificio es porque el sacrificio de cristo en la cruz y el sacrificio de la sagrada eucaristía son un mismo sacrificio que se lleva a cabo en la celebración de la santa misa

Es la misma entrega de Jesús en la cruz la que celebramos en cada misa, la víctima que se ofrece es la misma JESÚS. Solo es diferente el modo en que se ofrece.

Por eso decimos que en la misa celebramos el mismo sacrificio de la cruz pero de manera incruenta, ya que no se derrama la sangre; pues por el mismo sacrificio del cristo en la santa eucaristía, nosotros estamos llamados a ofrecer nuestra vida, alabanzas, sufrimientos, oraciones y trabajos.

Comunidad catolica sembradores,eucaristia y santa misa