Páginas

16 de marzo de 2014

II Domingo de Cuaresma - Ciclo A


La lectura de san Pablo nos invita a vivir como cristianos y a trabajar por el Evangelio en función de la capacidad que Dios le ha dado a cada uno. Y nos recuerda que todo nos lo ha regalado Dios, hasta su gracia.
Pero Dios nos pide que trabajemos no por obligación y deber, sino como siempre, por nuestro bien, porque cuanto más cerca estemos de Jesús, con más facilidad podremos decir como san Pedro en el Evangelio “qué bien se está aquí, Señor”
Acerquémonos al Evangelio, a la palabra de Jesús, os invito a ello.

Lectura del santo Evangelio según San Mateo (17, 1-9)

En aquel tiempo, Jesús fue a una montaña alta, llevándose a Pedro, a Santiago y a Juan.
Se transfiguró delante de ellos y su cara brillaba como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la nieve. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Y Pedro, dijo a Jesús: -Señor, ¡aquí estamos muy bien! Si quieres, haré tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Pedro estaba todavía hablando y una nube los cubrió con su sombra, y se oyó una voz que decía: -Este es mi Hijo, el amado. Escuchadlo.
Al oírlo, los discípulos se asustaron. Jesús se acercó y tocándolos les dijo: -Levantaos, no tengáis miedo. Y al mirar a Jesús, vieron que Él estaba solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: -No digáis a nadie las cosas que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos.



Transfiguración: mensaje de Gloria

Seguimos adelante con esta Cuaresma. Hoy  el Evangelio de Mateo, nos narra, el bello episodio de la Transfiguración del Señor. Jesús quiso dar ánimos a sus apóstoles para los tiempos difíciles que vendrían después, pero los discípulos no entendieron nada. Ya Pedro creyó que había llegado a la gloria y decidió dar continuidad a ese momento construyendo tres chozas… para Jesús, para Moisés, para Elías… Nosotros, por el contrario, si debemos entender ese esfuerzo del Señor Jesús por hacerse comprender, aunque, muchas veces, nosotros tenemos los ojos tan cerrados como los apóstoles hace más de dos mil años.









                            


Ven Jesús, ven a mi vida. Canción de Faustino Díez del disco "Entre nosotros". Dibujos de Fano. Canción elegida para iniciar la Cuaresma 2014. Tema de este año - Descubrir la Misa.