Páginas

3 de febrero de 2013

Año Jubilar - San Juan de Ávila


El Año Jubilar en el Año de la fe

Este año es especial para nuestra Iglesia diocesana. No solo es el Año de la fe, sino que además tenemos la gracia de vivir un Jubileo. De esta forma, el Año de la fe para la Iglesia de todo el mundo, tiene una «forma» extraordinaria
de vivirse en Ciudad Real: al lado del ejemplo y del itinerario espiritual de san Juan de Ávila.
La peregrinación preparada en Almodóvar del Campo tiene un marcado carácter vocacional, puesto que fue allí donde Juan de Ávila discernió qué debía hacer con su vida, entregándola después a Cristo en el sacerdocio.


El logo del Jubilar del Año Jubilar

El logo del Jubileo combina la letra jota y la a, para leer de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, tanto Año Jubilar como Juan de Ávila.
Además, las dos jotas, aunque estilizadas, conforman un ancla que es uno de los símbolos más antiguos utilizados por el cristianismo para hablar de la fe. La fe está anclada  y es fuerte porque «hemos conocido el amor». En este mismo sentido, el Año Jubilar se enclava dentro del Año de la fe, es nuestra forma particular de vivirlo, con la gracia jubilar. Será san Juan de Ávila, que nos ha enseñado la fe con sus palabras de manera tan eficaz que la Iglesia lo han proclamado Doctor, quien nos acompañe a conocer y vivir la fe. Él nos muestra a Cristo, él nos «enseña» al Salvador.
El ancla, formada por las dos jotas, está presidida por la cruz. Es el Señor quien lo ha hecho, en quien creemos, y su cruz la que nos salva. La cruz sujeta nuestra ancla, hace que la fe esté anclada, que sea fuerte. Y por último: Almodóvar, con una tipografía claramente distinta, que evoca el tiempo actual, indicamos el lugar físico en el que se celebra el Jubileo y el lugar de nacimiento del santo.